miércoles, 18 de mayo de 2016

Profesionales en los Juegos Olímpicos; la guerra que viene

La guerra ya está aquí. El próximo 1 de junio en Lausana, Suiza, AIBA llevará a cabo un congreso extraordinario con un polémico turno a abordar; eliminar el artículo 13 (J) de sus estatutos. Esto es, básicamente, permitir que todas las federaciones nacionales puedan registrar a competiciones AIBA a todo aquel boxeador que haya participado en competiciones profesionales ajenas a la propia AIBA.

Que cualquier boxeador profesional, si así lo estima, pueda participar en los Juegos Olímpicos, mundiales, europeos o vaya usted a saber qué se le ocurre a la propia AIBA.

Leo comentarios de aficionados de todo el mundo. Unos afirman que les parece bien, que al fin y al cabo el deportista es libre de ir allá dónde quiera. Llegan a conclusiones tales como que el boxeo profesional es una mafia llena de intereses y despropósitos, por lo que incursionar en un nuevo proyecto, lejos de prejuicios, merece una oportunidad.

Otros, sin embargo, aseguran que todo esto es un chantaje. Y tienen razón. El problema no es que AIBA quiera monopolizar el boxeo, sino que lo hará con la colaboración necesaria de las federaciones nacionales. Sí, esas que deben regir todo tipo boxeo y que tienen su base presupuestaria el fondos estatales que permiten y ayudan luchar cada cuatro años con metales olímpicos.

España. ¿Alguien sabe lo que está pasando?. Desde la federación española solo se puede ayudar al boxeo AIBA, quedando el boxeo profesional a un segundo plano. Eso, además del día a día, puede acabar pasando factura a corto plazo en las relaciones con organismos como la EBU o el WBC, que desde el primer momento han manifestado que España se ha arrodillado ante el rodillo de AIBA, afirmando que esto no quedará así. Todo esto tendrá consecuencias.

Lo ideal sería que el boxeador fuese libre para elegir qué es lo que quiere, pero claro, ¿No suena a competencia desleal que las federaciones nacionales, con recursos públicos, se decanten por una AIBA que quiere monopolizar el boxeo amateur y profesional presionando a las propias federaciones?.

El 1 de junio, en Lausana, todos aplaudirán y llorarán ante esta ocurrencia de su amado líder de AIBA; Ching-Kuo Wu.