martes, 28 de marzo de 2017

Kiko Martínez: "Warrington pagará el error de considerarme un trampolín; hay Kiko para rato"

El próximo 13 de mayo en Leeds, Inglaterra, Kiko Martínez volverá a subirse a los cuadriláteros para enfrentarse a Josh Warrington. El inglés, natural de Leeds y actual campeón WBC Internacional del peso Pluma, tiene 26 años y cuenta sus 24 combates como profesional por victorias, siendo 5 de ellas antes del límite.

Pero eso ni le intimida ni le preocupa a Kiko, que buscará una victoria que le deje nuevamente a las puertas de una pelea importante. "O del título mundial, quién sabe" nos confiesa el propio Kiko, A sus 31 años considera que el equipo de Warrington ha cometido un error garrafal. "Si ellos creen que sigo en el boxeo para servir de trampolín están equivocados. Mucho".


Kiko tiene bastante claro que la experiencia, bien utilizada, será la clave para llevarse la victoria el 13 de mayo: "Josh Warrington es un boxeador al que le están haciendo poco a poco una buena carrera, pero se han equivocado llamándome como rival. Ni estoy acabado ni voy a ir de visita para agarrar un cheque. Me he enfrentado a varios boxeadores superiores a Warrington y para él será la primera vez que tenga enfrente a un ex-campeón mundial. Notará la diferencia".

Hace unos días, cuando se presentó la pelea, tanto Warrington como Frank Warren, su promotor, estaban absolutamente convencidos de que será una pelea difícil pero ambos coincidieron en que era el momento de una nueva era, la de Warrington. ¿Notaste un exceso de soberbia local?
-En la presentación del combate él dijo eso, que vencerme le pondría en una nueva dimensión. Yo me limité a decirle que tendría que trabajar mucho para conseguirlo. Él no es un pegador, yo sí. Dije que si la pelea acaba antes del límite será porque he ganado, pero yo no voy a subestimarle. El respeto se gana y creo que he hecho lo suficiente en mi vida deportiva. Solo quiero hacer mi trabajo y demostrar que se equivocan aquellos que quieran considerarme como un simple trampolín.

Se habla mucho del tu peso óptimo de combate. Gaby Sarmiento dijo, en su momento, que hasta incluso podrías bajar al peso Gallo. El otro día, en Leeds, se apreció que Warrington tiene una gran ventaja tanto en estatura como en alcance. ¿Sientes, de verdad, que puedes ser tan competitivo en el peso Pluma como lo fuiste en Supergallo?
Para mi no es ninguna novedad enfrentarme a alguien como él, es decir, a un boxeador que tenga más alcance que yo. Lo raro para mi es enfrentarme contra alguien de mi misma estatura o de mi misma envergadura. Ya comenté en su momento que mi salto al peso Pluma se debió a que ya me resultaba imposible dar el peso Supergallo, ¡Imagina cómo estaría para dar el Gallo!, si quiero estar bien y no llegar débil a una pelea mi peso óptimo es el Pluma.

¿Qué tipo de combate esperas para el 13 de mayo? ¿Cómo se le puede vencer a Warrington?
Tanto Warrington como yo, por las características que tenemos, intuimos qué tipo de combate vamos a plantear. Creo que puedo marcar la diferencia con mi mayor pegada, pero no me voy a volver loco como cuando me confié contra Scott Quigg. Tendré plan B y plan C, pero sé que haciendo las cosas bien encontraré el momento para imponer mi pegada. No creo que quiera pararse a pelear conmigo, pero estaré preparado para el tipo de pelea que él quiera plantear.

De cara a esta pelea tu mánager, Óscar Zardaín, anunció que tu entrenamiento se iba a dividir entre Elche y Madrid con Martin Patrick y Tinín Rodríguez. ¿Cómo valoras al equipo de trabajo con el que vas a preparar la pelea?
Conozco a Martin Patrick desde que era niño. Siempre ha estado ahí. Puedo presumir de haber tenido entrenadores currantes y cuidadosos de todos los detalles y sé que Martin y yo haremos un gran trabajo. Tenemos claro cómo plantear la pelea, coincidimos en cómo podemos trabajar para llevar a Warrington a mi terreno y en cómo anular aquello que le pueda hacer superior a mi. Entrenaré con él en Elche y subiré a Madrid para poder guantear con aquellos boxeadores que seleccione Tinín Rodríguez, que ha estado analizando las características del inglés.


Hace tiempo que las lesiones te molestan, de hecho hasta el propio Sergio Martínez, tu promotor, te pidió que te tomases las cosas con calma para que pudieras recuperarte bien y así poder prolongar tu carrera. ¿Qué sensaciones tienes?
Mis sensaciones son buenas, muy buenas. Por primera vez desde hace tiempo las lesiones me han abandonado y eso es fundamental no solo para darlo todo en el gimnasio, sino que también lo es para poder aprovechar los descansos. Ojalá siga todo así porque estoy entrenando muy fuerte y muy bien.

Ser boxeador debe ser jodido. Contra todo y contra todos, y después de mucho trabajo, las victorias se convierten en títulos y el teléfono echa humo pero, en las derrotas, siempre aparecen aquellos que aseguran que las grandes noches no volverán. ¿Volveremos a emocionarnos con más grandes noches de Kiko Martínez?
En las victorias todo son felicitaciones, pero en las derrotas es cuando te das cuenta de quiénes son los que siempre han estado ahí. Las derrotas que he sufrido me han hecho aprender la lección y valorar más que nunca todos los títulos que gané.... y sí, eso alimenta mi ambición de echarle cojones para volver a ganar más títulos. Estoy convencido de que hay Kiko Martínez para rato. Éste deporte es tan bello como duro y si no sintiese que estoy al nivel de cuando fui campeón mundial no estaría preparando la pelea contra Warrington.

¿Qué es lo que le queda por hacer en el mundo del boxeo a Kiko Martínez?
Puedo decir que el mejor título que he ganado es el de poder darle a mi hija todo aquello que necesita. Es el motor que mueve mi vida. Cuando llego a casa reventado de entrenar y la veo sonreír me cambia el día, me hace desear seguir entrenando duro para ofrecerle todo lo que consiga. Haber sido campeón europeo y mundial es un orgullo, eso siempre estará ahí, pero soy ambicioso y todavía me encuentro bien. Primero vamos a por la victoria el 13 de mayo y luego, ojalá y Dios quiera, vamos a intentar ganarnos otra oportunidad titular.

Hace unos días la EBU decidió quitarte la condición de aspirante oficial al título europeo del peso Pluma, que era uno de tus grandes objetivos para éste 2017. ¿Entiendes esa decisión?
Mentiría si no dijese que me ha molestado dejar de ser el aspirante al título europeo. Creo que podían haber esperado a que pelease, pero así son las cosas. En éste caso lo único que puedo hacer es trabajar para vencer el 13 de mayo y esperar a ver qué viene después. También, como no, desearle la mejor de las suertes a Marc Vidal; ojalá ese europeo Pluma lo tenga un boxeador español.